Caso práctico de gestión de catástrofes

Nuestro fabricante de coches tuvo pérdidas cuantiosas por granizo. Hasta 5000 vehículos, almacenados en dos recintos de almacenaje cerca el uno del otro, resultaron dañados.

Para complicar las cosas aún más, los vehículos estaban asignados a 35 importadores europeos y empresas de venta local diferentes.

Las aseguradoras de nuestro cliente cedieron el control de la situación a Sevatas y nos dispusimos de inmediato a tomar las siguientes medidas:

  1. 1. El acuerdo de una estrategia de comunicación con los distintos importadores y empresas de venta
  2. 2. Iniciación de un estudio preliminar del recinto para determinar el número de vehículos impactados, establecer el grado de gravedad del daño e identificar las reparaciones pertinentes. El estudio, de más de 5000 vehículos, se completó en un plazo de 3 días de haber ocurrido la incidencia y permitió a las aseguradoras reservar adecuadamente para las pérdidas y a Sevatas, establecer la magnitud de las reparaciones necesarias.
  3. 3. Iniciación de un proceso de licitación para los técnicos de reparación propuestos y nominación del elegido. Invitamos a 10 posibles reparadores a presentar un presupuesto por los trabajos de reparación. Tras estudiarlo detenidamente, elegimos a un solo proveedor para el trabajo y formalizamos un contrato con ellos. El contrato incluía una gama de bonificaciones y multas en función a de rendimiento (con respecto a calidad y plazos de entrega).

El proceso de reparación fue complicado y requirió una supervisión detallada. Le fijamos el objetivo de 100 vehículos acabados por día. Nuestro Jefe de incidencias pasó la mayor parte de las ocho semanas siguientes sobre el terreno, supervisando el proceso de reparación y solventando los numerosos retos que surgían cada día.

Entre los problemas resueltos figuran:

  • La decisión del proceso de reparación y de los servicios necesarios (electricidad, baños, comida, agua...)
  • La creación e implementación de procedimientos para el arrastre de los vehículos > su lavado > su reparación > su inspección; procesos en los que intervenían los operarios del recinto, los técnicos de reparación y nosotros mismos
  • La priorización de aquellos vehículos para determinados territorios
  • La identificación de las unidades vendidas y su priorización
  • La disponibilidad y suministro de piezas de repuesto (tipo grapas de sujeción del techo, etc.)
  • Comunicación entre concesionarios y distribuidores

Para agilizar el proceso de reparación, entablamos una llamada diaria con todas las partes implicadas y realizamos un informe diario del progreso realizado; lo que nos ayudó a identificar trabas y los pasos necesarios para eliminarlas.

Todos los vehículos reparados fueron luego sometidos a un control de calidad al final del proceso para garantizar que se podían vender como «nuevos». Cuando la reparación no satisfacía los estándares de nuestro cliente, se devolvían los vehículos para ser reparados de nuevo.

Más del 10% suspendieron nuestro control de calidad preliminar.

Ventajas de nuestro servicio

  • Gestión total de incidentes, de principio a fin, sin necesidad apenas de intervención por parte del cliente o de la aseguradora
  • Satisfacción de los objetivos para el control de gastos y las reparaciones
  • Identificación y resolución de trabas
  • Venta sin dilaciones de vehículos en el mercado en condición «como nuevos», para satisfacción de los concesionarios y puntos de venta

  • Granizo:

    Daños en 5000 vehículos por tormenta de granizo en un gran recinto del norte de Europa. Coste total de reparación: 5,5m €

    Servicios prestados:

    • Primera etapa: estudio
    • Organización de reparaciones
    • Gestión del proceso de reparación
    • Control de calidad posreparación